El coworking como necesidad: el espacio de trabajo influye, y mucho, en la productividad

La llegada del Covid y la situación actual han provocado grandes cambios en la forma de trabajar. Según informa BolsaManía, ahora los espacios de trabajo colaborativos e integrados son una posibilidad que se prevé en crecimiento con las restricciones de movilidad y teletrabajo. ¿Es, entonces, el valor de la oficina un punto de encuentro en términos de productividad y creatividad?

Cuando hablamos de Co-Working nos referimos a  una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo (tanto físico como virtual) con el fin de desarrollar sus proyectos profesionales la vez que fomentan proyectos conjuntos.

En momentos de incertidumbre, las pequeñas y medianas empresas siguen buscando la productividad y rendir al máximo nivel se convierte en una necesidad en la medida en la que el espacio de trabajo repercute en el desarrollo laboral. “La flexibilidad que ofrecen los espacios de coworking es ideal para los cambios que estamos viviendo en la forma de trabajar”, tal y como apunta Manuel Zea, director de CoworkingSpain.es.

La tendencia se orienta a empresas que mantendrán una oficina de referencia, pero tendrán diversas oficinas satélite para que sus empleados eviten coger el transporte público y sean más eficientes, más productivos y puedan conciliar mejor.

De esta manera, algunas ciudades como Barcelona han aumentado la contratación de oficinas en el primer trimestre del año, lo que supone una diferencia de 200.000 metros cuadrados ocupados con respecto a los meses de confinamiento, según datos de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield sobre el ‘Cierre de contratación de oficinas 1T 2021’.

Es la nueva realidad social en la que los profesionales inaugurarán nuevos espacios de trabajo, pero se mantendrá el factor clave: la búsqueda de una comunicación clara y directa que caracteriza al trabajo presencial. El informe ‘El estado del Coworking en España 2020’ realizado por CoworkingSpain sitúa el inicio de la potente demanda de espacios compartidos en el segundo y tercer trimestre de 2020; y en 2021 los efectos se aprecian, ya que la contratación de oficinas está cayendo en algunas zonas.

En Madrid cae hasta un 23% en comparación con Barcelona.

La contratación de oficinas en Madrid ha retrocedido un 23% en los tres primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior, en un momento en el que las empresas optan por ampliar la duración de sus contratos por uno o dos años más a la espera de tener mayor visibilidad sobre sus necesidades futuras de espacio.

La tendencia está produciéndose por zonas y la compañía estadounidense de capital inmobiliario CBRE sostiene que el sector se está preparando para establecer un modelo general más flexible que alterne trabajo presencial y teletrabajo.

Según Jose Mittelbrum, director de CBRE España, «lo que sí parece claro es que las empresas van a focalizarse aún más que antes si cabe en los edificios que ofrezcan los estándares más altos de calidad, donde preservar tanto la salud de los usuarios como la del medio ambiente sean prioridad».

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *